Jornadas sobre el reparto del trabajo / Lana banatu jardunaldiak

17 septiembre 2013
  • El reparto,la pieza clave.

banatutaldeaDesde Banatu Taldea y Dale Vuelta-Bira Beste Aldera entendemos que el reparto del trabajo es una pieza clave en laconstrucción de un nuevo paradigma de las relaciones personales y sociales, económicas y con el medio ambiente. No es una propuesta coyuntural aunque, en la situación de paro existente, se convierte en una exigencia  la redistribución justa de recursos y la solidaridad. El derecho a una vida digna para todas las personas, el avance hacia ello, no es entendible sin el reparto del trabajo remunerado existente que posibilite el reparto de otros trabajos como los de cuidados o los de casa. El reparto del trabajo nos sitúa ante la opción del Buen Vivir, entendido este no como la acumulación de bienes y el consumo desorbitado sino el disfrute de más tiempo para una vida más plena y la renuncia de la complicidad en la destrucción medioambiental. Está demostrado que la reducción del tiempo de trabajo no supone un descalabro en la producción, bien al contrario la hace más eficaz. Tampoco es cierta la idea de que cuanta más ganancia obtenemos disfrutamos de un mayor bienestar y felicidad. Reducir las horas de trabajo sin menoscabo de unos ingresos justos ha sido uno de los logros de trabajadores y trabajadoras.

Repartir el trabajo puede ser otro logro más.

Parte hartu, zatoz!

Lana Banatu Berehala(Ordu gutxiago) Lan egin,(hobeki) bizitzeko. Ez lan egiteko (eta kontsumitzeko) bizi. Denbora, benetan nahi dugun horiegiteko, edo deus ez egiteko. Denborageure buruarentzat, lagunentzat,familiarentzat. Denbora elkarzaintzeko. Denbora parte hartzekogogotik. Denbora norbera eta taldeagaratzeko, ez gero eta gauza gehiagoizateko. Ongi Bizitzea da horixe, Planeta bera eta bertan bizi garenizaki guztiok elkar zainduz.Gurekin harremanetan  jartzeko:

banatutaldea@gmail.com

……………. Todas las actividades tendrán lugar en: Triki Traku (Local de Traperos de Emaús, C/ Rio Arga 36-38, Arrotxapea, Iruñea)

Participación libre y gratuita. Se recomienda confirmar la asistencia a los talleres a través del correo de Banatu Taldea:  banatutaldea@gmail.com

-Escuchar, debatir, construir-

Jueves 3 de octubre, 19:30 h

“La concepción del trabajo en la ideología económicadominante. Una reflexión sobre el reparto.

”Presentación y conferencia de José Manuel Naredo(http://www.elrincondenaredo.org),

Economista y estadístico autor de infinidad de artículos y libros con especial atención al estudio ydivulgación de la economía ecológica. Ha dedicado interesantesreflexiones en escritos y seminarios al trabajo y la crisis.

Viernes 4 de octubre, 19:30h

“Reparto del trabajo en Navarra:necesidad y propuestas ”Mesa redonda con representantes sindicales y del Colectivo de Personas en Paro sobre el reparto de trabajo en Navarra.

Sábado 5 de octubre, 10:00 h

“Talleres sobre reparto de trabajo:sector público y sector privado” 

Breve ponencia introductoria a cargo de una persona experta en el reparto del trabajo. Recogida de conclusiones y cierre de las jornadas.


Reparto del trabajo, un debate inaplazable

26 noviembre 2012
Con el fin de animar e iniciar una reflexión para el debate sobre el reparto del trabajo un reducido grupo de decrecentistas de Bira Beste Aldera – Dale Vuelta nos juntamos una tarde para aflorar algunas ideas sobre las que puede girar esta reflexión colectiva.

Os lo adjuntamos más abajo con la esperanza de que sirva de punto de partida a una más amplia participación y aporte de ideas.

El jueves 13 de diciembre todos los y las interesadas en debatir sobre este tema tenemos una cita a las 7,30 de la tarde en Triki-Traku (calle Rio Arga 36 . Rotxapea- Pamplona/Iruña).

DOCUMENTO  ——————————————————————————————————————-

Decrecimiento—Reparto: el camino por la dignidad. Resistencias y confusiones

  • El concepto de REPARTO es crucial en el pensamiento decrecentista. Su marca de identidad viene dada por la Justicia Social y el Reparto Equitativo de los bienes. Si no se “reparte” se termina en la austeridad “desigual” de la lógica de los recortes del gobierno, con la consiguiente promesa mesiánica de que vendrán tiempos mejores.
  • El Decrecimiento parte como una opción personal (ética, moral) y se desarrolla y propone como una opción política frente a la desigualdad y el deterioro del Planeta.
  • La propuesta por el Crecimiento, antagonista de las propuestas de austeridad y recortes, es por esencia DESIGUAL, y por tanto, una salida solo para las élites. En su propia estructura conlleva la exclusión, la desigualdad y el desequilibrio ecológico en todos los órdenes. Cuando el bienestar desaparece el crecimiento no lo garantiza.
  •  El Decrecimiento siempre significa ineludiblemente un “empobrecimiento”, una bajada del nivel actual, una renuncia a muchas de las cosas y medios que hoy tenemos en nuestra sociedad (se presupone previamente el Reparto y la justicia social), y precisamente por ello significa un “avance en la calidad de vida” (tiempo, relaciones, participación social, bienestar personal y psíquico, desarrollo de habilidades y aficiones…), el descubrimiento que el bienestar no es proporcional al tener.
  • Austeridad, renuncias, bajada de nivel… en perspectiva decrecentista es diferente a la propuesta “oficial”, significa caminar hacia la “abundancia frugal” (sobriedad o apropiada moderación del consumo, según Latouche) o al Buen Vivir como caminos de búsqueda de un modelo menos agresivo para las personas, las relaciones colectivas y con la naturaleza.

Cuatro propuestas para la reflexión y debate:

    • Ante la crisis el dinero que actualmente se reparte (ayudas sociales y ayudas a las inversiones) es un dinero “tirado y favorecedor de desigualdad”, a los pobres no les resuelve su situación y a los “grandes” les hace más grandes.
    • A pesar del énfasis cultura individualista, todo el cuerpo social se resiente y se empobrece cuando uno de sus miembros es excluido, tal como ocurre en una familia, si un miembro se empobrece, pierde su trabajo… toda la familia se resiente.
    • En una realidad de extremos (ricos-pobres, excluidos-incluidos, parados-con trabajo, sin techo-con techo, con papeles-sin papeles…) tanto en lo próximo como en lo planetario, es imposible la DIGNIDAD.
    • Ante la imposición de los recortes del gobierno, y allende sus fronteras, una reivindicación decrecentista: “queremos gestionar nosotros nuestro empobrecimiento”. Opción política por el adueñamiento de las propias decisiones.
  • La crisis, en sus diferentes expresiones (regulaciones laborales, privatizaciones de lo público, desprotección social, limitación de la movilización y control popular de lo que compete a los pueblos, priorización de control del déficit… y sufrimiento creciente en los sectores populares) es una declaración de guerra que desde los años 70 se ha estado trabajando para “vencer”.
  •  La promoción del modelo de desarrollo (tener más, acumular…) ha conllevado mecanismos embaucadores para las clases trabajadoras que lejos de ser explotadas han disfrutado del “salario añadido” (ganar más de lo que se producía) como estrategia para arrastrar a los propios trabajadores hacia el consumismo, la competitividad y el individualismo.
  •  Frente a la cultura de de la competitividad y del individualismo es fundamental recuperar la cultura de la Solidaridad como actitud política, liberándola de las esclavitudes semánticas intencionadas que la han reducido a servidumbres benéficas o paternalistas. Solidaridad significa “hacer sólido al otro” y por tanto conlleva compartir en igualdad los recursos y bienes. Tiene su máxima comprensión y fundamento en la “fraternidad” entendida como una “sociedad sin clases” y en la que se reparten en igualdad obligaciones y derechos.
  • En el estado actual de los valores culturales y pseudo-democráticos lo reivindicativo y la movilización no son suficientes para la transformación de realidad. Desde esta “constatación” la propuesta decrecentista contiene llevar a la práctica en nuestra vida cotidiana lo que defendemos. Se trata de poner “el cuerpo” por delante y no solo la actitud y la denuncia.
  • Metodológicamente el enfrentamiento pasa por la desobediencia a los valores del modelo desarrollista, a sus leyes y organización, defendiendo prácticas alternativas y en coherencia declarar una Huelga General Vital: “yo esto no lo hago”.
  • Hoy, ante la crisis y sus consecuencias, el reparto del trabajo es uno de los mejores medios contra el desempleo y el sufrimiento que conlleva; no solo por lo que significa de reparto de recursos y fuente de dinero sino porque dignifica y es una fuente de reconocimiento social. Es una forma de restitución… trabajar, hacer algo para la sociedad. Trabajar es una mediación realista entre necesidad y producción.
  • Desde DaleVuelta tenemos la propuesta de acción “si quieres la mejor parte: Reparte” que conlleva:
    • Erradicar la horas extras, traduciéndolas siempre en forma directa en puestos de trabajo o en compensaciones horarias cuyas libranzas signifiquen siempre nuevas contrataciones.
    • Poner en primer plano reivindicativo reducciones significativas de jornada con fórmulas de generación de empleo equivalente.
    • Impulsar reducciones de jornada voluntarias, libranzas, contratos de relevo… Convirtiendo siempre las horas dejadas de trabajar en nuevas contrataciones.

Resistencias y/o confusiones, tal vez, intencionadas:

  • “Austeridad” propuesta por el gobierno.
  • Decrecimiento indiscriminado y en todos los lugares (mundial) sin otros cuestionamientos como la desigualdad, la pobreza… depredación…
  • Propuesta de Crecimiento como salida de la crisis.
  • El modelo de desarrollo” se ha internalizado como cultura (forma de pensar, sentir y actuar). Imbuidos en la lógica del capital (aunque explícitamente personas o grupos rechacen el capitalismo) tenemos internalizado el modelo de desarrollo en el que se comparten y transmiten valores de consumo, individualismo, competitividad, crecimiento, ser mas = a tener más…
  • Inherente a los valores del modelo de desarrollo se cuela la promoción del egoísmo y la acumulación de bienes con el consiguiente “miedo a perder lo que se tiene o lo que se quiere tener”. Tanto la ambición como el miedo son mecanismos que usa el poder para ejercer la represión y el control del pensamiento.
  • Hay una culpabilidad social y personal: Ante las cada vez más evidentes causas y consecuencias de la crisis “se mira hacia otro lado” evitando identificarnos con los otros, y, por tanto, perdiendo la identidad de clase y sentido de pertenencia que tendría, al igual que en etapas anteriores, la solidaridad como valor colectivo.
  • La enajenación de lo colectivo, de lo que pasa a los otros, implica una pérdida progresiva de cauces y referentes para canalizar y promover la solidaridad.
  • La reivindicación/movilización/propuestas… sin ejercicio práctico en la micropolítica de la vida cotidiana?